El significado del otoño, la llegada de una nueva estación

A nivel astronómico esta época comienza con el equinoccio de otoño que en el hemisferio norte se inicia el 23 de septiembre y finaliza el 21 de diciembre con la llegada del solsticio de invierno. Este fenómeno astronómico se produce cuando el sol se sitúa encima del ecuador y si se observa desde el espacio, una parte del planeta estaría iluminada y otra totalmente oscura.

Equinoccio significa “noche igual”, ya que es una fecha en la que el día y la noche tienen la misma duración. Los celtas y otras culturas antiguas consideraban que cuando se producía este astronómico el cosmos quedaba en un perfecto equilibrio que en ocasiones se interpretaba como la eterna lucha de la luz contra la oscuridad.

Antiguamente, el otoño estaba considerado como un periodo en el que se debía ahorrar energía, sobre todo porque inmediatamente después llegaba el invierno. Los celtas realizan ritos enfocados al agradecimiento por las buenas cosechas que habían tenido durante el año y, además, los druidas y pueblos que vivían en las islas británicas recibían al equinoccio de otoño en Stonehenge, un crómlech que es mundialmente conocido. Muy cerca de Trujillo, en la localidad de Santa Cruz de la Sierra, se puede visitar el Crómlech de Risco Chico, que se encuentra en el Pico de San Gregorio.

Para los cristianos el otoño es una época de renovación. El evangelio de Marcos expone que en esta temporada las hojas de los árboles caen y cambian de color, mientras que los seguidores de Cristo sienten la necesidad de desprender de su vida aspectos que se han quedado viejos. También indica que dentro de la persona mueren sus hojas secas para que después del invierno esté preparada para comenzar una primavera espiritual cargada de bendiciones. Por su parte el evangelista Juan afirma indica que el otoño es un tiempo ayuno y oración.

Todo esto muestra que se entra en una estación transitoria que se encamina hacia el solsticio de invierno y es un preludio de la llegada de la oscuridad. Pero el otoño también se caracteriza por ser una época marcada por las temperaturas suaves que permiten hacer todo tipo de planes relacionados con la naturaleza, la historia y la cultura. Extremadura ofrece diferentes alternativas como las rutas del otoño mágico del Valle del Ambroz, también puedes visitar localidades como Trujillo descubriendo su pasado histórico y conociendo todos los mitos, leyendas y fenómenos paranormales que se esconden sus legendarias calles en nuestra ruta Trujillo Oculto