De París a Trujillo, el viaje de la estatua de Pizarro

La estatua ecuestre de Francisco Pizarro es uno de los monumentos más representativos de la localidad. Se encuentra en plena Plaza Mayor y está colocada sobre un gran pedestal de granito. Pero esta no fue su primera ubicación.

Este monumento fue construido por el escultor y jugador de polo estadounidense Charles Cury Rumsey. El primer lugar en el que se exhibió la estatua fue en la sala de la cúpula del Gran Palacio de París, y era una de las obras que formaban parte de la exposición de la Primavera de la Pintura y la Escultura que se celebró en el palacio de la capital francesa en 1929.

Ese mismo año, la estatua donada previamente por la mujer de Rumsey, María Harriman, viajó a España y se colocó en la Plaza Mayor de Trujillo. El monumento está hecho de bronce y pesa más de 6 toneladas, y al contemplarlo, se ve a Pizarro cabalgando a lomos de su caballo y preparado para entrar en combate.

Pero esta no es la única estatua ecuestre de Francisco Pizarro, aunque tan solo hay otras dos en el mundo. Una de ellas se encuentra en Estados Unidos, concretamente en la ciudad de Búfalo, que es la localidad en la que nació Charles Rumsey. La otra está en la ciudad de Lima que fue fundada por Pizarro el 18 de enero en 1535 y que es la capital actual de Perú.